Fórmulas


El hechizo o fórmula de los ushebtis, dio las instrucciones destinadas a las figuras, ya que éstas recibirían órdenes del difunto para ejecutar trabajos en el ''Más Allá''. El hechizo se ha tomado del capítulo VI del Libro de los Muertos, de la primera versión que apareció en los sarcófagos del Imperio Medio, ''Escribir para hacer que un ushebti trabaje (por un hombre) en el más allá." 

Fue inscrito en los ushebtis con algunas variaciones en función del periodo en él que eran realizados. A veces, el hechizo completo fue usado, o bien se omitieron algunos pasajes. Muy a menudo, como se ha visto en el Tercer Período Intermedio Tardío y el Período de Osiris sólo aparecían inscripcciones con el nombre y título del difunto.
 
Durante los diferentes periodos, en los cuales fueron utilizados los ushebtis como parte del ajuar funerario, podemos ver la aparición de diversas variantes del llamado ''hechizo ushebti'' (fórmulas).
 
Los más utilizados són:


CAPITULO VI DEL LIBRO DE LOS MUERTOS

Sin duda alguna, esta fue una de las fórmulas más utilizadas, puesto que podemos verla en casi todos los periodos del Antiguo Egipto (con excepción de los abajo mencionados). La fórmula o texto, nos indica como un ushebti ejecuta los trabajos para alguien en el ''Más Allá''.

Texto:

¡Oh tú, figurilla mágica, óyeme!  
Si he sido convocado
Si he sido sentenciado a realizar tareas de toda índole,
Las que obligan a ejecutar a los Espíritus de los
Muertos del Más Allá;
Pues entonces, ¡oh figurilla mágica:
Ahora que posees instrumentos,
Debes obedecer al hombre en su requerimiento!
Debes saber que tú serás la condenada
En mi lugar, por los vigilantes de Duat:
A cultivar campos,
A colmar de agua los canales,
A transportar arena
Del Este al Oeste...
(La figurilla contesta:)
-Aquí estoy... Espero tus órdenes...      



Capítulo VI del Libro de los Muertos.


FÓRMULA DE AMENHOTEP III
 
Muchos ushebtis de Amenhotep III llevan una variante del ‘’hechizo ushebti’’, que incluye un llamado ha los dioses que están en presencia de Osiris, en la que el fallecido puede compartir ofrendas funerarias en los días de fiesta en Abidos. Esta fórmula también aparece en algunos ushebtis privados del Imperio Nuevo y el Periodo Tardío, en particular los de Menuemhat, gobernador de Tebas, durante la XXV Dinastía. Como era común en la gramática Egipcia, el texto muestra algunos cambios.

Texto:

(Fórmula para) hacer que este ushebti trabaje para el bienaventurado, el Osiris Rey del Alto Egipto, Neb-Maat-Ra, en la necrópolis.
“¡Oh dioses que estáis al lado del Señor de la Eternidad, que estáis sentados a las órdenes de su voz, acordaos de mí pronunciando su nombre!.
¡Que podáis darle las ofrendas diarias de la tarde!.
¡Que podáis escuchar todas las peticiones en el país de Peker (Abidos) cuando Él (Osiris) celebre la fiesta Uag!.
¡Que sea posible la estancia allí para el Osiris-Rey Amen-Hotep Heka Uaset, Justo de Voz, para trabajar los campos, para llenar  de agua los canales, para transportar la arena del Este al Oeste!.
¡Yo lo hago!, ¡Heme aquí!. Dirás tú (ushebti).
Pueda el Osiris-Rey Neb-Maat-Ra, Justo de Voz, ser recordado delante de Un-en-Nefer (Osiris), para recibir ofrendas en su presencia”.

Durante este periodo del Imperio Nuevo se produjeron gran cantidad de ushebtis que carecían de inscripción. No obstante, lo habitual es que estén cubiertos con algún tipo de texto. Entre las inscripciones más frecuentemente utilizadas figura un extracto del capítulo VI del ‘Libro de los Muertos’.



Ushebti para Amenhotep III.
 

FÓRMULA KHAEMWASET
 
Así como los ushebtis de Abidos, estaban relacionados con el culto ha Osiris, muchas piezas de las encontradas en Saqqara, ofrecían culto al sol y ha Ptah-Sokar-Osiris en Ra-Setau, el nombre de la necrópolis. El objetivo era conseguir el apoyo de Osiris en todas las reclamaciones por el fallecido en relación con su propiedad. Uno de los ejemplos en los que aparece uno de éstos textos, son los ushebtis del príncipe Khaemwaset, hijo de Ramsés II.

En esta inscripción tipo se hace específica referencia a la sagrada región de, Ra-Setau, lugar que se identificaba con esa zona geográfica. Más concretamente se consideraba que la entrada del Serapeum, también era el acceso a la región subterránea y funeraria de Ra-Setau.

Texto:

“¡Que tu visión pueda ser restaurada para que puedas ver el disco solar y adorar al sol en vida!. 
¡Que seas convocado en Ra-Setau y rodees la colina de Tcha-Mut!. 
¡Que puedas atravesar el valle del Ra-Setau superior y abras la caverna secreta!. 
¡Que puedas tomar posesión de tu lugar en Ta-Dyeser (el país sagrado) como los miembros de la gran tripulación que están con Ra!''.



 Ushebti para él príncipe Khaemwaset 
                               

FÓRMULA DEL PERIODO AMARNA

Durante el periodo del Amarna las creencias osirianas se debilitaron enormemente, al menos en la ciudad de Ajetaton. No obstante, se continuaron fabricando ushebtis que básicamente llevaban el siguiente tipo de inscripción: 

¡Que respires los dulces soplos del viento del norte que salen del cielo bajo la mano del Disco Viviente.! Vivificación por los rayos del Disco, salud del cuerpo renovada sin cesar, capacidad de salir de la tumba a la luz del día en compañía del Disco solar, y…aprovisionamiento del monumento funerario.



Ushebti para Isis.


FÓRMULAS DE LOS USHEBTIS DE AKENATON
 
Aunque Akenaton rechazó las ideas tradicionales sobre el más allá, los textos inscritos en sus ushebtis, no nos aclaran su posición teológica. Estos textos son cortos y estandarizados. En ellos siempre aparece el nombre del faraón difunto, sus títulos y epítetos. En la actualidad se conservan cinco de estas formulas y una que se cree, sea la continuación de otra:

Rey del Alto y Bajo Egipto, Neferkheperure Waenre, hijo de Ra, Akenaton, larga vida (este último epíteto se refiere probablemente al deseo del faraón para conseguir la vida eterna).
Rey del Alto y Bajo Egipto, que viva en la verdad, señor de las dos tierras (países), Neferkheperure [Waen]re [...]
Buen soberano, que viva en la verdad, Neferkheper[u][re] [ Waenre...].
...[Neferkheper[u][re] Waenre, hijo de Ra, que viva en la verdad, Akenaton, que tenga una larga vida, justo de voz.
...Que viva en la verdad, señor de las dos tierras (países), Neferkheperure Waenre, hijo de Ra, señor [...] (este texto puede ser una continuación de la segunda o tercera fórmula).
...Hijo de [Ra], que viva en la verdad, señor de las apariciones, Akenaton, justo de voz (probablemente continuación de la formula anterior).



 Fragmento de un ushebti para Akenaton. 
                                     

Aunque estos textos son breves y sencillos, los ushebtis de Akenaton son únicos dentro de las figurillas reales de la XVIII Dinastía. La preservación de la forma Osiríaca en los ushebtis del periodo amarnico es remarcable, aunque cabe preguntarse si esto se debe a un conservadurismo innato de los antiguos egipcios, al menos respecto a los rituales funerarios.

La forma Osiríaca, puede hacer alusión a ciertos aspectos de la religión amarniense que se nos escapa. Sin embargo los ushebtis de Akenaton, jamás se presentan como el ‘’Rey Osiris’’ aunque cabe señalar que la formula ‘’justo de voz’’ o ‘’justificado’’ fundamenta el concepto de justificación ante el dios de los muertos (Osiris).


FÓRMULA DE LOS USHEBTIS APIS
 
Los ushebtis votivos dedicados al toro de Serapeum en Saqqara, ''Apis'' abarcará el período comprendido entre la XIX dinastía hasta el Periodo Tardío. Dotados al principio con cabeza de toro que, paulatinamente, en épocas sucesivas, irán adoptando la cabeza humana. Sus inscripciones son muy breves, por lo general contienen el texto ''Iluminado el Osiris Apis'', a veces, seguido por títulos como ''el gran Dios, señor de Ra-Setau''. Aparentemente, en éstas figuras él tradicional ''hechizo ushebti'' no se consideró apropiado.

Texto:

''Resplandece, ¡Oh Osiris Apis!, dios grande, Señor de Ra-Setau''.

 

                      Ushebtis del toro Apis.                     


OTRAS INSCRIPCIONES

Otras inscripciones son dedicatorias y se refieren a la donación del ushebti que ha hecho el rey a un particular, un particular al rey o un particular a otro.

Durante el Imperio Nuevo también se utilizaron los ushebtis conforme a las prescripciones  contenidas en el capitulo XXV del ''Libro de los Muertos'' para que ‘El difunto recuerde su nombre en el país de los dioses'. En estos casos el sacerdote funerario Sem consagraba algunas de estas estatuillas que tan solo llevaban inscripciones tales como: 

“El Osiris, N.N., Justificado”.

Otras fórmulas usuales empleadas fueron ‘la de la diosa Nut', ‘las de ofrendas' (parecidas a las de hetep di nesu), fórmulas ‘para ser enterrado donde se hacen las oraciones', o fórmulas de ‘acompañar a alguien'. 


POSICIÓN DEL TEXTO
 
Varios factores influyeron en la presentación de las inscripciones en los ushebtis. En las pequeñas figuras aparecian breves textos dispuestos en una sola columna en la parte delantera, éstos con o sin marco o líneas divisorias. En las grandes figuras, los textos aparecian normalmente en bandas horizontales de la cintura hacia abajo, a veces con una nueva columna en el frente o en la espalda. 

Los ushebtis con pilar dorsal, tenían a menudo una disposición similar, incluyendo en éstos casos una inscripción en dicho pilar. Durante un tiempo tambien surgió una forma de no - inscripción, la combinación de una sola línea de texto con una sola columna debajo de él. Esta primera se convirtió en común durante la XXVII dinastía y continuó en el período Ptolemaico.
 
Cabe decir también que en algunas ocasiones muchos ushebtis no tenían ningún tipo de inscripcción, ni el la parte delantera ni trasera.
 
Normalmente éstas inscripcciones aparecen en un bajo - relieve o pintadas sobre las figuras, ya sea en la parte frontal o trasera. Al igual que en otras ocasiones, éstos textos se hacían resaltar empleando colores de mayor intensidad tales como los negros, rojos y azules oscuros.
Es frecuente ver también la utilización de los colores en aquellos textos realizados en bajo - relieve, una práctica bastante frecuente para hacer resaltar los téxtos.



Ushebti con franja central, ushebti con franjas horizontales, ushebti con inscripcción en pilar dorsal y ushebti con nombre y títulos del difunto.