Ushebtis de faraones


El primer faraón conocido por haber incluido ushebtis en su tumba era Ahmose I. Aunque es probable que todos los faraones posteriores incluyeron entre los objetos de sus ajuares funerarios estas piezas, lamentablemente en la gran mayoría de los casos no han llegado hasta nuestros días.

Una de las razones principales es que muchos faraones usurparon las tumbas de sus predecesores al igual que parte o la totalidad de los ajuares funerarios.

Otras razones son los saqueos de las tumbas en la antigüedad, y la exposición a los elementos de dichas piezas. Durante la Dinastía XXI, muchos enterramientos fueron trasladados por los sumos sacerdotes a lugares secretos para evitar los expolios, aunque  sus ushebtis quedaron abandonados en los enterramientos originales. En muchos casos se han podido recuperar restos o piezas incompletas.

Un gran número de faraones poseen ushebtis de diferentes tipos y materiales. Seti I, por ejemplo, tiene varios de cerámica, madera, fayenza y esteatita, cuyas dimensiones también pueden variar considerablemente. 

Los reyes de Kush (Nubia), sólo incluían ushebtis en sus tumbas si habían gobernado Egipto. Los faraones de las Dinastías XXVII y XXXI provenían de Persia (Irán) y fueron enterrados sin ushebtis.


DINASTIA XVIII - 1570 - 1293 A.C - IMPERIO NUEVO
 
 






 
Ahmose I

Hijo del general Ibana y hermano del precursor de la unificación, Kamose, fue el libertador de Egipto, tierra que llevaba unos cien años parcialmente dominada por el pueblo asiático de los hicsos. Gobernó 25 años, durante los cuales pudo restaurar el sistema político anterior a la conquista hicsa, así como proteger las fronteras con numerosas fortalezas.

Dinastía 
XVIII, 1.570 - 1.546 a.C.

 Piedra, 28 cm.

Procedencia desconocida.

No se conoce la ubicación de la tumba original. Su cuerpo momificado fue encontrado en la DB320.

British Museum (Londres).

EA 32191


Hatshepsut

Era la hija nacida de Tutmosis I con su Gran Esposa Real, y por tanto, la única portadora de la legitimidad. Es uno de los personajes más atractivos de Egipto por el hecho de coronarse reina-faraón a la muerte de su marido, y establecer una corregencia con el legítimo rey, Tutmosis III, durante 20 años. Fue una grandísima constructora, que se supo rodear de hombres eficaces, pero dio excesivos poderes al clero de Amón. Tras su muerte, sus imágenes y su nombre fue dañado (damnatio memoriae) y se desconocen cuales fueron los motivos exactos, si bien todo apunta a que pudo ser un problema en la sucesión. 

Dinastía XVIII, 1.498 - 1.483 a.C.

 Basalto, 18,6 cm.

Probablemente excavado por Howard Carter en 1903, entre los depósitos de fundación de KV20.

El nombre en su supuesta tumba también fue borrado, motivo por el cual se desconoce dónde fue enterrada a ciencia cierta.

Museum Meermanno (Países bajos).

79/130


Tutmosis III

Hijo de Tutmosis II y de una esposa real de menor rango. Tuvo que compartir el trono con su tía-madrastra durante 20 de los 54 años de su reinado. A la muerte de Hatshepsut, borró todo rastro de su memoria y usurpó sus monumentos. Ha pasado a la historia como el "Napoleón egipcio", por sus victoriosas campañas asiáticas y africanas, que lo convirtieron en el faraón más importante jamás nacido y en el terror de los demás pueblos. Durante su reinado, Egipto alcanzó su máxima expansión territorial.

Dinastía XVIII, 1.504 - 1.450 a.C.

  Vidrio opaco, 9,5 cm.

El faraón fue enterrado en la KV34, descubierta por los trabajadores de Victor Loret en 1898. Tras limpiarla con cuidado, se hizo un plano de dónde había sido encontrado cada objeto. La tumba había sido robada en la antigüedad.

El cuerpo del faraón fue una de las momias reales descubiertas en la DB320.

Colección privada (Reino Unido).
 
 






 
Amenhotep II

Hijo de Tutmosis III. Prosiguió la estela de gloria de su padre con excelentes resultados, pero se negó a seguir avanzando en las conquistas, conformándose con tener en su poder Nubia y toda Siria. Reinó cerca de 26 años, en los que logró mantener el país en la cima y en el centro del mundo entonces conocido.

Dinastía 
XVIII, 1.453 - 1.419 a.C.

 Caliza, 20,5 cm.

Fue enterrado en la KV35, en el Valle de los Reyes y se encuentra en un buen estado de conservación. Su descubrimiento en 1898 fue un importante hito en la historia de la egiptología, pues contenía otras momias reales que fueron puestas a salvo de los ladrones de tumbas. Entre los insignes invitados, cuyos restos descansan ahora en el Museo de El Cairo, se encuentran, aparte del propio Amenhotep II, los reyes Tutmosis IV, Amenhotep III, Seti II, Siptah o la reina Tiye, entre otros.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

66.99.158


Tutmosis IV

Hijo del Amenhotep II. Sus 10 años de reinado los consagró a mantener las cosas como estaban, firmando beneficiosos tratados de paz con Mitani y Babilonia. No habría más conquistas egipcias, era el tiempo de recoger lo sembrado. Thutmose IV fue el primero de los reyes que comenzó a alejarse perceptiblemente de los todopoderosos sacerdotes de Amón, estableciendo como alternativa el culto solar.

Dinastía XVIII, 1.419 - 1.386 a.C.

 Fayenza, 18,5 cm.

Enterrado en la KV43, al estar elevada sobre el Valle de los Reyes,no fue anegada por inundaciones como lo fueran otras tumbas pudiendo encontrarse en ella pinturas en muy buen estado de conservación a excepción de las emplazadas en la cara Norte.

Su cuerpo momificado fue encontrado en la KV35.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

08.30.27


Amenhotep III

Hijo de Tutmosis IV. Es, por excelencia, el rey más opulento del mundo y de toda la dinastía, y sin duda el monarca más rico de la época. Se encargó de enriquecer como nunca el estado gracias a las conquistas de sus antecesores. Su largo reinado de 38 años lo consagró a una intensa actividad constructora, sólo superada por Ramsés II. Al final de su reinado es deificado en vida y se implanta el culto a Atón, el disco solar, como claro oponente a Amón, comenzando las tensiones internas.

Dinastía XVIII, 1.386 - 1.349 a.C.

 Granito rosa, 58 cm.

Las tres piezas de este ushebti probablemnte fueron descubiertas en su tumba, la KV22. La cabeza y el resto del cuerpo han permanecido separadas más de 170 años.

Su cuerpo momificado fue localizado en KV35.

Musée du Louvre (París).

E 27488 (cabeza).

N 467 (cuerpo).

 
 






 
Akenaton

Hijo de Amenhotep III. Se coronó como Amenhotep IV pero cambió su nombre durante el cuarto año de reinado. Su reinado es único por ejecutar por primera vez en la historia de la civilización humana una reforma religiosa en torno a Atón y suprimir en mayor o menor grado el resto de credos, en especial el del dios Amón. Cambió la capital de Tebas a Ajetatón, fundada por él mismo, e ignoró las amenazas exteriores. En sus 17 años de reinado se deterioró sensiblemente el imperio exterior egipcio y todas las posesiones sirias se perdieron debido a las conquistas hititas.

Dinastía 
XVIII, 1.350 - 1.334 a.C.

 Granito, 27 cm.

Probablemente encontrado en el-Amarna.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

1982.50


Tutankhamon

Posiblemente fuese hijo de Ajenatón (Akenatón) y de una esposa secundaria de nombre Kiya. Fue un rey-niño manejado por los grandes personajes de la corte. Sus 10 años de reinado fueron muy intensos en el sentido de que se trató de recuperar todo lo perdido durante la época herética de Ajenatón: Tebas recuperó la capitalidad, Amón volvió a ser la cabeza del panteón, se restauraron todos los monumentos. Tras su prematura muerte, se extinguió definitivamente el linaje real descendiente de Ahmose.

Dinastía XVIII, 1.334 - 1.325 a.C.

 Cerámica, 17,1 cm.

Más de 415 ushebtis fueron encontrados durante las excavaciones realizadas en su tumba por Howard Carter en 1922. La mayoría de los ushebtis de Tutankhamon se encuentran en el Museo egipcio de El Cairo. No está claro como esta pieza viajó a Europa siendo finalmente adquirida por el Museo del Louvre en 1967. 

Musée du Louvre (París).

E 25981


Ay

Visir de Tutankhamon, uno de los personajes más importantes de la corte. Era el progenitor de la reina Nefertiti y existen hipótesis de algún vínculo sanguíneo con la reina Tiy, la esposa principal de Amenhotep III. Ya era de muy avanzada edad cuando logró el ansiado trono, y sólo gobernó 4 años, que al parecer fueron de continuidad con los de su joven antecesor. Para legitimar su ascensión al trono, toma como Gran Esposa Real a la reina sobreviviente de Tutanjamón, la reina Anjesenamón, quién a la sazón era su nieta.

Dinastía XVIII, 1.325 - 1.321 a.C.

 Fayenza, 22,7 cm.

Este ushebti estaba destinado a la tumba de Ay en Amarna, pero debido a diversos acontecimientos históricos nunca fue enterrado allí.

Colección privada (desconocida).




DINASTIA XIX - 1293 - 1185 A.C - IMPERIO NUEVO
 
 






 
Seti I

Hijo de de Ramsés I. Es uno de los grandes faraones de la historia, y sus 16 años de reinado sirvieron para recuperar la mayoría de las colonias perdidas por Ajenatón. También fue una época de grandes construcciones, como el fabuloso templo de Abidos. Egipto recuperó gran parte del oro perdido.

Dinastía 
XIX, 1.291 - 1.278 a.C.

 Fayenza, 15 cm.

Su tumba, KV17, fue descubierta por Belzoni en 1817. Contenia más de 700 ushebtis de diversos materiales: fayenza, madera o esteatita, entre otros...

Los ushebtis de madera estaban recubiertos de una especie de ungüento y se dice que los visitantes los utilizaban como antorchas después del descubrimiento.

Musée du Louvre (París).

EA 4884


Ramsés II

Hijo de Seti I, fue uno de los faraones más famosos de la Historia Egipcia. Tuvo un reinado excepcionalmente largo (67 años). A lo largo de su larga vida lucho para que Egipto mantuviera su imperio. En la célebre Batalla de Kadesh contra los hititas que acabó en tablas, firmó un buen tratado de paz, finalizando así una enemistad que duraba siglos. Fue el monarca que más actividad constructora registró, ampliando como nunca todos los templos del país, y creando algunos más, como el bello Abu Simbel, incluso fundando una nueva capital en el Delta, Pi-Ramsés. No obstante fue un Rey que a medida que avanzaba su largo reinado se alejaba cada vez más de los asuntos de estado, Egipto necesitaba líderes con mano firme, pero en vez tenían a un Ramses ya anciano y su sucesor Merenptah era ya de edad avanzaba cuando se coronó faraón y con la muerte de este último se inicia el proceso al tumultuoso Tercer periodo intermedio de Egipto. 

Dinastía XIX, 1.279 - 1.212 a.C.

 Madera, 31,8 cm.

El cuerpo del faraón fue una de las momias reales descubiertas en la DB320.

Brooklyn Museum (Nueva York).

08.480.5


Merenptah

El largo reinado de su padre (Ramsés II) hizo que llegara al poder, ya que sus hermanos mayores habían muerto, y subió al trono demasiado mayor. Intentó mantener la situación, más o menos próspera. Gobernó unos diez años, en los que hubo la primera oleada de ataques de los Pueblos del Mar, que sólo a duras penas consiguió rechazar.

Dinastía XIX, 1.212 - 1.202 a.C.

 Caliza, 18,5 cm.

El rey murió, probablemente, de muerte natural, pero no encontraron su cuerpo dentro de su tumba, KV8. En 1898 descubrieron su momia junto a otras 18, dentro de la tumba-escondrijo KV35, de Amenhotep II.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

26.7.1451
 
 






 
Siptah

Se desconoce su filiación. Quizás fuese hijo de Amenmose, pero se sabe que no fue un usurpador. Fue otro rey-niño, y como Tutankhamón cien años antes, también fue manejado por alguien más poderoso que él que acabaría sucediéndole. Al parecer, sufría de una grave cojera en la pierna, lo que sin duda le incapacitó para ejercer eventuales acciones militares. Murió a causa de una enfermedad tras unos seis años de reinado.

Dinastía 
XVIII , 1.193 - 1.187 a.C.

 Alabastro, 20,9 cm.

En su breve reinado, Siptah, no realizó ninguna acción digna de pasar a la historia. Se resignó a ser manipulado por la reina y el canciller, y los monumentos más importantes de su época son un modesto templo funerario en Tebas oriental, y su propia tumba, catalogada como KV47. Cuando murió, aún en plena adolescencia, quizás debido a una enfermedad (su mala salud se refleja en su momia, hallada en el escondrijo KV35), Egipto estaba igual o incluso peor que cuando accedió al poder, aunque sólo sería nominal.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

14.6.179











DINASTIA XX - 1185 - 1070 A.C - IMPERIO NUEVO
 
 






 
Ramsés III

Es el segundo faraón de la dinastía XX y el último soberano importante del Imperio Nuevo. Hijo de Sethnajt y casado con la reina Isis, continuó durante los treinta años que duró su reinado la labor iniciada por su padre, años antes, con el objetivo de poner fin a los momentos de anarquía vividos a la muerte de Siptah.

Dinastía XX
, 1.182 - 1.151 a.C.

 Alabastro, 29,6 cm.

Supuestamente procedente de KV11.

El cuerpo del faraón fue una de las momias reales descubiertas en la DB320.

Oriental Institute (Chicago).

OIM 10755


Ramsés IV

Era el quinto hijo de Ramsés III, pero accedió al trono cuando tenía unos cuarenta años, ya que sus cuatro hermanos mayores habían muerto previamente. Su esposa principal fue la reina Tentopet. Diseñó una gran campaña edificatoria, a escala de la Ramsés II, duplicando el tamaño de las cuadrillas de trabajadores en Deir el-Medina a un total de 120 hombres, envió varias grandes expediciones a las canteras de Uadi Hammamat y el Sinaí.

Dinastía XX, 1.151 - 1.145 a.C.

 Madera, 32,5 cm.

Supuestamente procedente de KV2.

Después de un corto reinado de seis años muere Ramsés IV y es enterrado en la tumba KV2 del Valle de los Reyes. Su esposa principal, la reina Tentopet, fue enterrada en la QV74.

Su cuerpo momificado fue encontrado en KV35.

Musèe du Louvre (París).

N 438


Ramsés VI

Ramsés VI tomó el trono en una época en que la monarquía era débil política y económicamente, siendo faraón casi solamente de nombre. Usurpó el trono de su sobrino, Ramsés V, también los cartuchos de reyes anteriores y mandó grabar su nombre en la lista de reyes en Medinet Habu para legitimar su reinado y realzar su autoridad. Según la reconstrucción que realizó Raphael Ventura del Papiro de Turín 1907-1908, se sabe que Ramsés VI reinó ocho años y dos meses, y que le sucedió su hijo Ramsés VII.

Dinastía XX, 1.141 - 1.133 a.C.

Alabastro, 12,4 cm.

Posiblemente procedente de su tumba, KV9.

Su cuerpo momificado fue descubierto en KV35.

Musée du Louvre (París).

N 585
 
 






 
Ramsés VII

Hijo y sucesor de Ramsés VI y su esposa Nubchesbed. Tuvo un hijo que murió antes de poder gobernar. El sucesor fue su tío Ramsés VIII. De su reinado se recogen varios documentos administrativos y económicos y cinco himnos para el faraón. Los documentos descubiertos en la ciudad de los trabajadores de Deir el-Medina muestran la crisis económica de su época, que instan a una revuelta por los altos precios del grano. En el Papiro de Turín 1907-1908 está datado el año séptimo de su reinado.

Dinastía XX
, 1.133 - 1.126 a.C.

 Alabastro, 13,6 cm.

El cuerpo del faraón puede ser uno de los no identificados, descubiertos en DB320.

Colección Emmacha.



Ramsés IX

Posiblemente fuera nieto de Ramsés III. Ramsés IX intentó devolver a Egipto cierta seguridad e influencia. Organizó viajes a Asia y Nubia para abrir de nuevo rutas comerciales, pero Egipto había perdido el control sobre las regiones de Asia, aunque todavía mantenía su presencia en Nubia. Trató de revitalizar el estado patrocinando la ampliación de los templos de Karnak y Heliópolis, pero su reinado padeció de inestabilidad política y social. Las malas cosechas trajeron una época de hambruna, donde las incursiones de libios del desierto occidental y los mercenarios extranjeros avivaban los desórdenes. El clero tebano de Amón manifestaba su considerable poder, y el sumo sacerdote de Amón, Amenhotep, se hizo representar en unos bajorrelieves de templo de Karnak del mismo tamaño que el faraón.

Dinastía XX, 1.126 - 1.108 a.C.

 Madera, 30,9 cm.

Supuestamente procedente de KV6.

Se conocen 5 ushebtis de madera de este faraón, 4 de los cuales se encuentran en el British Museum (Londres) y otro en una colección privada.

El cuerpo del faraón fue una de las momias reales descubiertas en la DB320.

British Museum (Londres).

EA8571







DINASTIA XXI - 1069 - 945 A.C - TERCER PERIODO INTERMEDIO
 
 






 
Pinedjem I

Fue Sumo sacerdote de Amón en Tebas, y gobernante de facto del sur del antiguo Egipto.

Heredando de su padre Pianj el cargo de autoridad en Tebas y el de virrey de Kush, Pinedjem robusteció su influencia en grandes zonas del territorio egipcio a costa de los débiles faraones de la vigésimo primera dinastía, establecida en Tanis. Se casó con Henuttauy, una hija de Ramsés XI, para establecer vínculos con otras poderosas familias de la época. Su hijos fueron: Dyedjonsuefanj, Maatkara, Masaharta, Menjeperra, Mutnedymet, Neferkara Amenemnesu y Psusenes I. Pinedyem consiguió el título de sumo sacerdote para sus hijos Dyedjonsuefanj, Masaharta y Menjeperra. Su hija Maatkara obtuvo el puesto de Divina adoratriz de Amón. Psusenes I llegó a ser el faraón en Tanis, borrando así de hecho las diferencias entre los dos linajes.

Dinastía 
XXI, 1.048 - 1.026 a.C.

Fayenza, 13,6 cm.

Procedente de DB320.

Colección privada (Holanda).


Psusennes I

La duración precisa de su reinado es desconocida pues las diferentes copias de Manetón citan a Psusennes con un reinado de 46 años (Julio Africano) o 41 años (Eusebio de Cesarea). Sin embargo su reinado fue muy largo, y de él se conocen dos fechas separadas al menos 49 años. Según Kenneth Kitchen, Psusennes mantuvo un corregencia de varios años con su hijo Amenemopet, documentada en el vendaje de una momia, actualmente perdida, que vincula ''el año 10º de Amenemopet al año 49º de Psusennes I''.

Dinastía XXI, 1.039 - 991 a.C.

 Bronce, 7,5 cm.

Pierre Montet descubrió en Tanis la tumba intacta de Psusennes (nº 3) en 1940. Desgraciadamente, debido a la gran humedad del lugar, en el Bajo Egipto, la mayor parte de los objetos de materiales orgánicos estaban descompuestos.

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

48.160.2

Amenemope

Amenemope era el hijo de Psusenes I y la reina Mutnedyemet. Sirvió de joven como corregente durante los últimos años de su padre, de acuerdo con las evidencias encontradas en el vendaje de una momia. Ejerció el cargo de Sumo sacerdote de Amón.

Dinastía XXI, 993 - 984 a.C.

 Cerámica, 9,1 cm.

La tumba de Amenemope fue descubierta intacta por el arqueólogo Pierre Montet entre 1939 y 1940 en Tanis, encontrándose que contenía valiosos tesoros, incluyendo máscaras funerarias de oro y muchas piezas de hermosa joyería. Cuatro objetos de la tumba de Amenemope, un collar y tres brazaletes, conservan grabado el nombre de su padre, Psusenes I. Montet abrió la tumba de Amenemope en abril de 1940, justo un mes antes de la invasión alemana de Francia, durante la Segunda Guerra Mundial. Luego de ello toda excavación cesó abruptamente hasta el final de la contienda. Montet reanudó sus labores de excavación en Tanis durante 1946, publicando sus descubrimientos en el año 1958.

Montet Descubrió una caja con 288 ushebtis de tipo obrero, 34 capataces y 4 fragmentos. Los ushebtis de Amenemope fueron robados de la excavación a principios de 1943, junto con ushebtis de bronce de Psusennes I y otros objetos. Muchos de ellos se encuentran actualmente dispersos en varios museos y colecciones privadas de todo el mundo. 

Museo egipcio de El Cairo (Egipto).

JE 86069

 
 






 
Siamón

Es considerado uno de los reyes más poderosos de esta dinstía, después de Psusennes I.

Siamón ordenó construir profusamente en el Bajo Egipto, duplicó el tamaño del templo de Amón en Tanis e inició varios trabajos en el templo de Horus en Mesen, según el egiptólogo francés Nicolas Grimal. Construyó en Heliópolis y en Pi-Ramsés donde aun perdura un bloque de piedra con su nombre. También edificó un nuevo templo dedicado a Amón en Menfis con seis columnas de piedra y puertas que llevan su nombre real.

Concedió generosas ayudas a los sacerdotes menfitas de Ptah. En el Alto Egipto, aparece generalmente su epónimo Siamón en algunos monumentos de Tebas. En su época el Sumo sacerdote de Amón en Tebas, Pinedyem II, organizó el traslado y reentierro de las momias reales del Imperio Nuevo del Valle de los Reyes en un discreto escondite en Deir el-Bahari, la tumba DB320, para protegerlas de los saqueos. Estas actividades se datan del año primero al décimo del reinado de Siamón.

Dinastía 
XXI, 978 - 959 a.C.

Fayenza, 8,2 cm.

Localizados en 1940 por Pierre Montent en Tanis.

Museo egipcio de El Cairo (Egipto).

JE 86957B


Psusennes II

Era hijo del Sumo sacerdote de Amón tebano Pinedjem II y de Isetemkheb IV, por tanto, sobrino nieto y biznieto de Psusenes I. Tuvo dos hijas: Maatkara, que se casó con Osorkon I (XXII dinastía), y Tanetsepeh, casada con Shedsunefertum, Sumo sacerdote de Ptah en Menfis. Manetón escribió que Psusennes reinó 14 años, según Julio Africano, en la versión de Jorge Sincelo. Para Eusebio de Cesarea: Psusennes reinó 35 años (versiones de Jorge Sincelo y Armenia). Los eruditos piensan que reinó unos 15 años.

Dinastía XXI, 959 - 945 a.C.

 Cerámica, 7 cm.

Pierre Montet descubrió en Tanis la tumba intacta de Psusennes (nº 3) en 1940. Desgraciadamente, debido a la gran humedad del lugar, en el Bajo Egipto, la mayor parte de los objetos de materiales orgánicos estaban descompuestos.

Localizados en 1940 por Pierre Montent en Tanis.

Museo egipcio de El Cairo (Egipto).

JE 86958






DINASTIA XXII - 945 - 715 A.C - TERCER PERIODO INTERMEDIO
 
 






 
Sheshonq I

Bajo la dinastía XXI, los Mashauash, o libios (bereberes), que controlaban las fuerzas armadas del reino, se habían asentado en el delta del Nilo, en torno a Bubastis, hacia el año 1000 a. C. y, paulatinamente, habían extendido sus territorios hasta El Fayum. Sus jefes se convierten en líderes poderosos y el hijo de uno de ellos, Sheshonq I, toma el poder a la muerte de su suegro, Psusenes II de Tanis, y se impone como faraón fundando la dinastía XXII, tomando el poder hacia 945 a.C.

Sheshonq se casó con Karoma I y Pentreshmes y tuvo cuatro hijos: Osorkon I, que le sucede, Iuput a quien su padre nombra Sumo sacerdote de Amón en Tebas, principal general de los ejércitos y gobernador del Alto Egipto, Nimlot I, al que designa rey de Heracleópolis para controlar el Egipto Medio, y Tashepenbastet, una muchacha, que se casará con el tercer Sumo sacerdote de Amón en Tebas.

Dinastía 
XXI, 890 - 890 a.C.

Cerámica, 12,5 cm.

Localizados en 1940 por Pierre Montent en Tanis.

Museo egipcio de El Cairo (Egipto).

JE 86.956.10


Takelot I

Fue hijo de Osorkon I y Tashedjonsu. Se casó con Kapes y tuvo un hijo, el futuro Osorkon II. Su hermano Iulot, Sumo sacerdote de Amón en Tebas, reivindicó el trono, aunque su pretensión no tendría éxito debido a la presencia de una guarnición cercana a Heracleópolis, pero la unidad del país y la situación política se vio alterada. Es un rey poco documentado, del que se sabe muy poco y no dejó monumento alguno. Takelot fue enterrado en panteón real de Tanis.

Dinastía XXI, 889 - 834 a.C.

 Cerámica, 13 cm.

Pierre Montet descubrió en Tanis la tumba intacta de Psusennes (nº 3) en 1940. Desgraciadamente, debido a la gran humedad del lugar, en el Bajo Egipto, la mayor parte de los objetos de materiales orgánicos estaban descompuestos.

Localizados en 1939 por Pierre Montent en Tanis (Tumba nº 1).

Colección Charles Bouché.

Osorkon II

Osorkon II fue hijo de Takelot I y Kapes; tuvo tres esposas: Karoma II Meritmut, Dyedmutesanj, e Isetemhebet y siete u ocho hijos, incluido Takelot II, que le sucede, y Nimlot II, sumo sacerdote de Amón (855 a 845 a.C.) Osorkon muere después de un reinado de 24 años y se le entierra en Tanis, en la necrópolis real, donde encontró su tumba Pierre Montet, en 1939.

Su reinado se caracterizó, al principio, por una renovación del poder real, situando a sus hijos en los puestos clave del país, pero rápidamente su influencia va a verse limitada. Hace restaurar el templo de Elefantina bajo el virrey de Kush (su nieto). Embellece el templo de Bastet en su ciudad de Bubastis y emprende también trabajos en Leontópolis, Menfis y Tanis.

Dinastía XXI, 874 - 850 a.C.

 Cerámica, 14,3 cm.

Colección Aubert.

 
 






 
Sheshonq III

Es el hijo mayor de Takelot II, y nieto de Osorkon II y Karoma II. Se casó con Tentamenopet, luego con Dyedbastetanj y Tadibastet I. Habría tenido seis o siete hijos, incluidos Pamiy y quizá Sheshonq IV. Después de un largo reinado de más de treinta años, los hijos de Sheshonq III le suceden y Pamiy reinará siete años, heredando un poder que le disputará Petubastis y otros jefes de clanes del delta; es el principio de la decadencia de la dinastía libia.

Su reinado se caracteriza por el incremento de la anarquía. Con el fin de evitar los errores de sus predecesores, Sheshonq III consiente a los tebanos elegir al Sumo sacerdote de Amón, cargo que se concede a Horsiese II. Los tebanos le acusan de usurpar el poder que debía corresponder al príncipe Osorkon, que estaba a cargo del Alto Egipto.

Dinastía 
XXI, 825 - 773 a.C.

Fayenza, 11,1 cm.

Petrie Museum (Londres).

UC 38074








DINASTIA XXV - 747 - 656 A.C - TERCER PERIODO INTERMEDIO
 
 






 
Piye

Piye, gobernante de Kush, se aprovechó de las contiendas entre los gobernantes de Egipto para ampliar el poder Kushita más allá de Tebas, en Egipto central. Como reacción contra la creciente influencia Kushita en el Alto Egipto, Tefnajt, gobernante de Sais, constituyó una coalición entre los reyes locales de la región de Delta y convenció al aliado nominal de Piye, el rey Nimlot III de Hermópolis, a desertar y pasar a su bando.

Tefnajt mandó entonces al sur al ejército de la coalición y sitió Heracleópolis, donde su rey Peftyaubast y los mandatarios locales de Kush apelaron a Pianjy en su ayuda. Pianjy reaccionó rápidamente ante este conflicto (en su 20º año) reuniendo un ejército para invadir el Medio y Bajo Egipto. Visitó Tebas en época de la gran Fiesta de Opet lo que demuestra que controlaba realmente, por esta época, el Alto Egipto. Pianjy después marchó al norte y logró la completa victoria en Heracleópolis, conquistando las ciudades de Hermópolis y Menfis entre otras, y recibió la sumisión de los reyes del Bajo Egipto inclusive de Iuput II, de Leontópolis, Osorcón IV de Tanis y su anterior aliado, Nimlot de Hermópolis, ciudad que cayó ante el rey de Kush después de sitiarla durante cinco meses.

Dinastía 
XXV, 747 - 716 a.C.

Cerámica, 10,5 cm.

En el diario de la excavación de su tumba en El Kurru,  se realizan menciones a diferentes ushebtis localizados en la tumba: al menos 56 ushebtis de tipo obrero y 8 capataces.

Koninklijke Musea voor Kunst en Geschiedenis (Bruselas).

E.6105


Taharqa

Taharqo era hermano de Shabitko, el rey precedente, e hijo de Piye, rey nubio de Napata que conquistó Egipto. Fue durante su reinado cuando sus enemigos, gobernantes de Asiria, invadieron Egipto. Asarhaddón dirigió varias campañas contra Taharqo, que registró en varios monumentos. Su primer ataque, en 677 a. C., se organizó para apaciguar a las tribus árabes próximas al mar Muerto. Asarhaddón invadió Egipto en el año decimoséptimo del reinado de Taharqo, después que hubo atajado una rebelión en Ascalón.

Taharqo derrotó a los asirios en aquella ocasión, pero tres años después (671 a. C.) el rey asirio tomó y saqueó Menfis, capturando a numerosos a miembros de la familia real. Taharqo huyó al sur, y Asarhaddón reorganizó la política en el norte, estableciendo a Necao I, de la dinastía vigésimo sexta, como rey en Sais. Sin embargo, después de salir del país el rey de Asiria, Taharqo reorganizó el Bajo Egipto, alentando numerosas rebeliones. Asarhaddón murió antes de poder volver a Egipto, siendo su heredero Asurbanipal quien invadió una vez más Egipto. Asurbanipal derrotó a Taharqo, quien huyó a Tebas. Taharqo murió en Tebas.1 después de 26 años de reinado. Designó Shabako, como sucesor, a su hijo Tanutamani. Fue enterrado en El Kurru.

Dinastía XXI, 690 - 664 a.C.

Granito, 20,3 cm.

Más de mil ushebtis fueron localizados durante las excavaciones realizadas en 1917 por George Andrew Reisner en la pirámide de Taharqo en Nuri (Sudán).

Metropolitan Museum of Art (Nueva York).

18.2.10






DINASTIA XXVI - 672 - 525 A.C - PERIODO TARDIO
 
 






 
Psamético I

Psamético I fue uno de los grandes faraones, consiguiendo la independencia respecto del Imperio asirio. Restauró la prosperidad del país en su largo reinado de 54 años y estableció buenas relaciones con los gobernantes helenos, alentando a muchos colonos griegos a establecerse en Egipto y servir como mercenarios en su ejército.

Psamético I, después que la muerte de su padre en el 664 a.C., trató de unificar Egipto bajo su mando y liberarlo del control asirio.

Destruyó con éxito los últimos vestigios de poder de la dinastía Nubia sobre el Alto Egipto bajo Tenutamón y en este momento Tebas aceptó su autoridad. Después forjó una vigorosa campaña contra los príncipes locales que se oponían a su reunificación de Egipto.

Dinastía 
XVI, 664 - 610 a.C.

Fayenza, 17 cm.

The Myers Eton College Collection (Windsor).

ECM 1709


Necao II

Necao era hijo de Psamético I y de Mehetenusejet. Su esposa fue Jedebarbenet, madre de Psamético II.

Apoyó a los asirios contra Babilonia. Como consecuencia de una expedición, mandada personalmente por Necao en 608 a. C., Josías, el rey de Judá, fue derrotado y muerto en Megido. En su lugar fue designado rey su hijo Joacaz, pero sólo duraría tres meses pues Necao lo sustituyó por el primogénito Joaquim, restaurando así la supremacía egipcia sobre Palestina.

Ordenó construir un canal, según el texto de Heródoto, para comunicar el brazo oriental de río Nilo, desde el norte de Bubastis, con el mar Rojo, que solo fue acabado posteriormente por Darío I.

Necao II muere en 595 a.C., sucediéndole en el trono su hijo, Psamético II.

Dinastía XVI, 610 - 595 a.C.

 Fayenza, 20,7 cm.

Este es el único ushebti conocido del faraón.

Rijksmuseum van Oudheden (Leiden).

F 1988/7.1


Psamético II

 Fue hijo de Necao II y debió reinar unos seis años, de 595 a 589 a.C., como afirman Sexto Julio Africano y Heródoto, aunque Eusebio de Cesarea narra que Psammutis reinó diecisiete años.

La actividad de este soberano se volcó principalmente en la campaña contra Kush, donde reinaban los descendientes de los soberanos de la dinastía XXV. La expedición se produjo en 592 a.C., partiendo de Elefantina se internó hasta la tercera catarata del Nilo luchando contra el rey Antalani, o su hermano y sucesor Aspelta. Después de la victoria de las tropas egipcias, integradas principalmente por mercenarios libios, se replegó al norte de la primera catarata.

Dinastía XXI, 595 - 589 a.C.

 Cerámica, 9,8 cm.

La calidad del material sugiere que este fragmento pertenece al faraón Psamético II. Aunque no lleva inscrito ningún nombre ni títulos, el fragmento de tocado en la parte izquierda de la pieza muestra la misma composición que el tocado de Necao II, que murió sólo seis años antes que Psamético II. 
 
 






 
Apries

Apries heredó el trono de su padre, el faraón Psamético II, continuando su infructuosa campaña militar. Las fracasadas tentativas de intervenir en el reino de Judá fueron seguidas por una sublevación de sus soldados en Asuán. Una campaña para proteger Libia de incursiones por fuerzas griegas también fracasó y las tropas de regreso lucharon contra el poder regio.

Apoyó a los reyes de oriente contra el creciente imperio de Babilonia, que llegó a ser muy poderoso en esta época. El cautiverio de los judíos, y la captura de Jerusalén con la deportación de la población a Babilonia, ocurrió durante el reinado de Apries, en 586 a. C.: muchos huyeron a Egipto, asentándose en Elefantina, entre otras poblaciones.

En 570 el faraón auxilió a un líder local de Cirene, en su lucha contra los griegos; el rey envió a su general Ahmose, pero este se autoproclamó rey. Apries se exilió, y aunque retornó con un ejército babilónico, fue derrotado. Apries fue asesinado en el conflicto contra su eventual sucesor Ahmose II, su antiguo general que se había proclamado faraón. El propio Ahmose lo enterró, como rey, en Sais.

Dinastía 
XVI, 589 - 570 a.C.

Cerámica, 15,7 cm.

Colección MacGregor.


Ahmose II

Ahmose II no era de origen noble, según el historiador griego Heródoto. Una rebelión de soldados nativos le encumbró al poder. Estas tropas, volviendo de una desastrosa expedición en Cirene, sospecharon que habían sido traicionados por el rey Apries, quien gobernaba del modo más absoluto con el apoyo de mercenarios, y sus compañeros de Egipto se solidarizaron con ellos plenamente. Ahmose II consiguió calmar la rebelión y liderarlos, siendo proclamado soberano por los rebeldes. Apries, que entonces solamente podía confiar en sus mercenarios, fue derrotado y apresado en el conflicto que se produjo en Menfis; el usurpador trató al ilustre cautivo con gran indulgencia, pero finalmente fue persuadido y lo entregó a las multitudes que lo asesinaron estrangulándolo.

Su reino llegó probablemente sólo hasta la primera catarata, pero dominó Chipre, y tuvo gran influencia en Cirene. Al principio de su largo reinado, antes de la muerte de Apries, parece haber sufrido un ataque por Nabucodonosor II en 568 a. C. Ciro II dejó a Egipto en paz; pero los últimos años de Amosis fueron perturbados por la amenaza de invasión de Cambises II y por la ruptura de alianzas con Polícrates de Samos. El desastre cayó sobre su hijo Psamético III, a quien el citado rey persa privó de su reino después de un mandato de sólo seis meses.


Dinastía XVI, 570 - 526 a.C.

 Cerámica, 12 cm.

Petrie Museum (Londres).

38080


Psamético III

 Psamético III era el hijo del faraón Amosis II y una de sus esposas, la reina Takheta, a pesar de que su nombre implica un lazo a su madrastra y a los previos elementos de la dinastía que su padre había destronado. Sucedió a su padre como faraón en el año 526 a. C., cuando Amosis murió después de un largo y próspero reinado de aproximadamente 44 años. Según Heródoto tuvo un hijo llamado Amosis, y una esposa e hija, ambas sin nombre en sus documentos.

Aunque el joven e inexperto faraón probablemente hizo lo mejor que pudo para defender su país de la invasión, Egipto no era rival para los persas. Después que el ejército persa, dirigido por el rey aqueménida de Persia Cambises II, cruzó el Sinaí y el desierto con la ayuda de los árabes, se luchó una sangrienta batalla cerca de Pelusio, una ciudad en la frontera oriental de Egipto, en el año 525 a.C. Una vez derrotado en la batalla de Pelusio, fue traicionado por uno de sus aliados, el mercenario griego Fanes de Halicarnaso, y huyó a Menfis. Luego de la caída de Menfis el sacerdote supremo y Tanis y comandante máximo de la flota naval Uadjorrense traiciona a Psamético III pasándose al bando persa. Posteriormente Darío recompensaría a Uadjorrense nombrándole médico personal y escuchando sus consejos para reinar sobre el Egipto arquémida.

Dinastía XXI, 526 - 525 a.C.

 Piedra, 27 cm.

Colección particular desconocida (Alemania).




DINASTIA XXIX - 399 - 380 A.C - PERIODO TARDIO
 
 






 
Neferites I

Neferites fue un faraón valorado porque consiguió pacificar el país, que había estado asediado al comienzo de su reinado. Heredó de su predecesor, Amirteo, un tratado de coalición con la ciudad griega de Esparta, que había invadido Asia, y una guerra contra Persia. Esta coalición era ventajosa para Egipto, porque mantuvo a los persas atareados. A cambio, Egipto se comprometió a enviar grano a Esparta y equipamiento para cien buques de guerra. La flota que lo transportaba se aproximó a la isla de Rodas sin saber que se habían aliado con Persia, y el cargamento fue decomisado por el enemigo.

A pesar de lo breve de su reinado, inició varios proyectos edificatorios, tales como un muro de cerramiento del templo de Amón en Karnak, acabado por sus sucesores.

Neferites muere en 392 a. C. y es enterrado en Mendes, la ciudad que él había elegido como capital. Los arqueólogos que descubrieron su sarcófago en 1992 y observaron que la sepultura había sido destruida cuando los persas reconquistaron Egipto, en 342 a.C.

Dinastía 
XXIX, 399 - 393 a.C.

 Cerámica, 19,2 cm.

Musée du Louvre (París).

E25981


Acoris

Fue el faraón más importante de la Dinastía XXIX.

Egipto había sido aliado de la ciudad griega de Esparta. Habían luchado juntos contra Persia durante 400 años. Sin embargo, Acoris tuvo que buscar nuevos aliados. Concertó alianzas, con Evagoras I, el rey de Salamina, que estaba en el exilio y Acoris lo llevó de nuevo a Chipre en 387 a.C., donde le sirvió como virrey de Egipto. Y firmó un tratado con Atenas en 389 a.C., que poseía una gran marina de guerra.

Los tres aliados controlaron el mediterráneo oriental, haciendo a Egipto casi invulnerable a los ataques persas. Artajerjes II tendría que enviar a su ejército a lo largo de la costa, entre Gaza y Pelusium, exponiendo a sus soldados a ataques por mar si deseaba recuperar su perdido Egipto.

Acoris ordenó un ambicioso programa edificatorio en lugares como Karnak, Letópolis, Menfis, Elefantina, Medinet Habu y Saqqara.

Dinastía XXIX, 393 - 380 a.C.

Cerámica, 19,2 cm.

Musée du Louvre (París).

E17408






DINASTIA XXX - 380 - 343 A.C - PERIODO TARDIO
 
 






 
Nectanebo I

En 378 a.C., Nectanebo depuso a Neferites II, comenzando la última dinastía de reyes egipcios. Durante la mayor parte de su mandato combatió los intentos de reconquista persa con la ocasional ayuda de los mercenarios de Esparta o Atenas. Desde c. 363 a.C. fue corregente con su hijo Teos, quien lo sucedió. Murió en 361 a.C. Su reinado señala un nuevo período de prosperidad para el país, y la reanudación de los lazos comerciales con con Oriente y Grecia.

Reformó leyes y disposiciones informando a través de decretos inscritos sobre grandes estelas de granito colocadas en cada una de las grandes ciudades de Egipto. Así el famoso decreto de Naucratis fija los tributos que cada comerciante extranjero en el Delta debía pagar al templo de Neit en Sais. Recientemente se descubrió una nueva estela en la costa de Abukir no lejos de Alejandría.

Dinastía 
XXX, 380 - 362 a.C.

 Cerámica, 11,5 cm.

Museo di Antichità di Chieti.

8466 - 69AF710


Nectanebo II

Nectanebo subió al trono egipcio gracias al rey espartano Agesilao II, quien le ayudó a derrocar a Teos. En 350 a.C. una expedición persa contra Egipto fracasa debido a la epidemia de peste que asoló al ejército pérsico. Sin embargo, pocos años después, un poderoso ejército de 300.000 soldados persas, dirigido por Artajerjes III Oco, derrotó a los egipcios. Nectanebo huye a Menfis primero, luego a Nubia, donde permaneció durante un tiempo, para finalmente desaparecer sin dejar huella. Egipto fue sometido una vez más por un sátrapa del Imperio persa.

Dinastía XXX, 360 - 343 a.C.

Fayenza, 23 cm.

Museo Egizio (Turín).

RCGE 19971