Ushebtis de Khaemwaset


El viajero que se desplace hasta las tierras del Nilo y tenga intención de conocer la milenaria cultura del Antiguo Egipto, en sus visitas a museos, templos y monumentos no dejará de toparse con una efigie de regio e imponente perfil cincelado en colosales esculturas. Este rostro le acompañará desde Menfis hasta Abu Simbel, de norte a sur. Es el gran faraón Ramsés II, uno de los legendarios reyes egipcios bajo cuyo mandato el imperio vivió uno de sus periodos de mayor esplendor.

Ramsés II gobernó sesenta y seis años y fue muy longevo pues alcanzó los 87 años, un hito en aquellos tiempos. Uno de sus rasgos más notorios fue su carácter lascivo y mujeriego que nunca ocultó. Su harén lo formaban decenas de reinas, esposas reales y concubinas con las que engendró una numerosa estirpe de más de cien vástagos. El faraón confeccionó una lista de todos sus retoños y diseñó una enorme tumba en el Valle de los Reyes para acoger a algunos de ellos, la denominada KV5, que aún hoy sigue siendo un desafío arquitectónico.

Pese a que su gran amor y esposa principal fue Nefertari, a su fallecimiento en el año de reinado 26, ascendió a Gran Esposa Real a su segunda mujer, con la que también estaba casado desde la adolescencia, Isetnofret -Isis la Bella-. Ésta permaneció siempre en la sombra, se cree que fue muy inteligente pues logró situar a todos sus hijos en los puestos más influyentes del Estado. Es posible que existiera rivalidad entre la familia de Nefertari y la de Isetnofret, y que la muerte de la primera y de su primogénito se debiera a las intrigas de la segunda.

El cuarto hijo de Ramsés II y el segundo de la reina Isetnofret, fue Khaemwaset quien desde joven destacó en la corte egipcia por sus labores diplomáticas. El faraón lo tuvo en gran estima y se esmeró en su protección, poniéndolo en manos de los sacerdotes de Ptah en Menfis. El culto a este dios, patrón de los artesanos, estuvo muy extendido desde los inicios del Imperio egipcio, llegando a tener un gran complejo religioso en Mit Rahina. El Sumo Sacerdote Huy, fue quien lo preparó para que eventualmente fuera su sustituto. Consiguió este título, así como los de gobernador de Menfis y Príncipe heredero, que mantuvo hasta su fallecimiento a los 56 años de edad.

Descrito como el primer egiptólogo, Khaemwaset ostentó el título “Maestro de los Artesanos”, y su pasión por el pasado le llevó a restaurar varias pirámides, como la escalonada de Djoser, así como tumbas de nobles del Imperio Antiguo y algunos templos. Durante su etapa como sacerdote participó en diversos rituales, como el entierro de los sagrados toros Apis en el Serapeum de Saqqara. Hay constancia de que llegó a presentar las ofrendas funerarias junto a Huy, su hermano Ramsés y el “chay” Paser. Posteriormente, Khaemwaset restauró el Serapeum construyendo una galería subterránea con varias cámaras funerarias que permitían el entierro de varios toros Apis.

Su tumba nunca se ha localizado, aunque se cree que se ubicaba en los cementerios de Saqqara. Sin embargo, en el Serapeum se han hallado unas figuras funerarias realizadas en piedra y fayenza llamadas ushebtis que habían pertenecido al propio Khaemwaset y a otros miembros de su regia familia. Estas figuritas se conservan hoy en el Museo del Louvre.

Estos ushebtis no se conservan únicamente en el Louvre, también los encontramos en el Museo de Historia Antigua de Bruselas y en varias colecciones particulares europeas y norteamericanas. Su valor se debe a quienes fueron sus antiguos dueños; algunos pertenecieron al príncipe Khaemwaset, y otros a sus descendientes y familiares. Juntos permiten recrear un árbol genealógico de la familia de Isetnofret, pues encontramos ushebtis de la propia Esposa Real, de su hijo y hermano mayor de Khaemwaset, Ramsés, de sus hermanas, Bintanat e Isetnofret II, e incluso de Meremptah, sucesor como faraón de su padre Ramsés e hijo de Isetnofret.

Es inaudito poder contar con figuras pertenecientes a una misma familia, y además de la realeza. Al mismo tiempo que se descubrieron estos ushebtis, aparecieron otros con los nombres de los sacerdotes de Ptah; Huy, su maestro, o Neferrenpet, quien ocupó el cargo posteriormente, también de Iyri, así como de Hory, hijo de Khaemwaset. Gracias a ello podemos trazar una línea sucesoria de los Sumos sacerdotes de Ptah. También se han localizado otros ushebtis de personajes cuya biografía aún desconocemos como Baka, Neferrenpet o el escriba Penrenpu.

La mayoría de ushebtis suelen estar descontextualizados. Podemos leer sus nombres pero solo en contadas ocasiones relacionarlos con su tumba y conocer datos concretos de su vida. Esto es lo que hace tan especiales las figuras del príncipe Khaemwaset, pues conocemos la identidad de sus dueños y su ocupación en vida. No son ushebtis de tumba, pues se han hallado en depósitos votivos para favorecer y dar una mayor relevancia, por parte de Khaemwaset, a su familia por encima de la de Nefertari.

En su mayoría están hechos en fayenza de diferentes colores; azul, verde, blanco y marrón, con los detalles faciales y textos en negro. Los hay en piedras como la esteatita negra o la caliza policromada. Sean hombres o mujeres, llevan la peluca corta con la trenza a la derecha, típica de los Sacerdotes de Ptah. Algunos lucen joyas típicas del culto sacerdotal. Otros pocos ejemplos tienen peluca tripartita.

Estas figuras representadas a modo de obreros, empuñan azadas y portan en la espalda sacos de trabajo y cantimploras. Sobre el cuerpo está dibujado un registro de escritura jeroglífica en vertical. Éste elemento es crucial pues permite identificar a qué personaje pertenece cada uno ya que lucen sus nombres, cargos y filiación. Así los ushebtis de Khaemwaset rezan así: ‘Iluminado sea el Osiris, del hijo de Rey, haemwaset’, o uno de la Reina Isetnofret: ‘Iluminado sea el Osiris, Esposa Real, Isetnofret’. 

Recientemente se ha publicado la colección francesa Emmacha, y entre la fina selección de más de ochenta ushebtis reales, destaca uno en esteatita negra de Khaemwaset y otro en fayenza blanca y roja de su madre Isetnofret. Un importante coleccionista estadounidense atesora varias decenas de unidades de estos ushebtis y en la actualidad está redactando una publicación académica.



Cabeza de una estatua de Khaemwaset (Neues Museum, Berlín).




USHEBTI (1596LP)
 

 

Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. 

De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción horizontal se traduce: ''Que sea iluminado el Osiris, Hijo de Rey, (sacerdote) Sem, Khaemwaset, justo de voz''. 


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 15 cm).



USHEBTI (A526)
 

 

Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. 

Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción se traduce: “Hijo de Rey, (sacerdote) Sem de Path, Khaemwaset”. 


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 14 cm).



USHEBTI (R3266)
 
 

Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. 

Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. 

De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción se traduce: ''Hijo de Rey, (sacerdote) Sem de Path, Khaemwaset''.


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 14,5 cm).



USHEBTI (352O)
 

 

Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. 

De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción se traduce: “Hijo de Rey, (sacerdote) Sem de Path, Khaemwaset”. 


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 11,7 cm).



USHEBTI (V6986)
 


Descripción:

La figura antropomorfa de carácter votivo, fue realizada en fayenza de tonalidad turquesa y mumiforme llevando la trenza de la infancia sobre una peluca esférica de color negro, usado asimismo para representar los detalles faciales, tales como los ojos, la boca y también las manos, además de las herramientas de labranza presentes en la figura.

Sobre su pecho aparece el collar ousekh, representado de forma estilizada, y los brazos cruzados llevando en sus manos dos azadas, detalladas en color negro. 

La estatuilla presenta una columna central en la que se lee la siguiente inscripción jeroglífica que traduce “Iluminado sea el Osiris, sacerdote sem de Ptah, Hijo de Rey, Khaemwaset.”.


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 16 cm).



USHEBTI (58P)
 


Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. 

Luce un barba osiríaca rizada, terminada en una cerrada curva hacia delante. De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción horizontal se traduce: “Que sea iluminado el Osiris (sacerdote) Sem, Hijo de Rey, Khaemwaset, justo de voz”. 


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 15 cm).



USHEBTI (T19)
 


Descripción:

Esta figura ushebti es representado como obrero, puesto que empuña dos azadas para trabajar en los campos de Osiris del Más Allá. Va tocado con la peluca corta de la que sobresale una trenza en el lado derecho. Luce un barba osiríaca rizada, terminada en una cerrada curva hacia delante. 

De su mortaja momiforme que cubre todo el cuerpo, únicamente sobresalen las manos que, cruzadas sobre el pecho, sostienen las herramientas agrícolas ya mencionadas. 

Sobre el cuerpo tiene un registro vertical de escritura jeroglífica. Esta inscripción horizontal se traduce: “Que sea iluminado el Osiris, Hijo de Rey, (sacerdote) Sem, Khaemwaset, justo de voz”. 


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 11,5 cm).



USHEBTI (666Y)
 


Descripción:

La figura antropomorfa de carácter votivo, fue realizada en fayenza de tonalidad turquesa y mumiforme llevando la trenza de la infancia sobre una peluca esférica de color negro, usado asimismo para representar los detalles faciales, tales como los ojos, la boca y también las manos, además de las herramientas de labranza presentes en la figura.

Sobre su pecho aparece el collar ousekh, representado de forma estilizada, y los brazos cruzados llevando en sus manos dos azadas, detalladas en color negro. 

La estatuilla presenta una columna central en la que se lee la siguiente inscripción jeroglífica que traduce “Iluminado sea el Osiris, sacerdote sem de Ptah, Hijo de Rey, Khaemwaset.” Reposa sobre un soporte rectangular con la terminación superior semicircular con otra inscripción jeroglífica inscritas en dos columnas que traduce “Iluminado sea el Osiris, sacerdote sem, hijo de Rey, Khaemwaset, justificado. Él dice: Oh, este ushabti, si me llamas, para hacer todo el trabajo, si me llama el Osiris, sacerdote sem, hijo del Rey, Khaemwaset.” Parece ser que se repite la frase “si me llama” (ip.tw) pero hay que ponerlo en duda puesto que los jeroglíficos están muy desgastados y se puede caer en el error muy fácilmente.


-(J. Bagot Arqueología - Ancient Art / www.jbagot.com, fayenza, altura 15 cm).